Novedades

La magia de los planes está en su ejecución


Suele suceder que nos pasamos un semestre planificando lo que queremos hacer durante el año. Planificando la planificación. Queremos diseñar el plan perfecto, con grados de detalles, un plan que nos tranquilice sobre los imponderables. Perdemos mucho tiempo pensando e imaginando en vez de actuar. Los planes son una gran cosa, pero deben ser oportunos. Útiles para actuar, medir, revisar y tomar decisiones.  

Los planes pilotos sirven. Como tales. Muchas veces los planes pilotos se quedan ahí mismo porque los olvidamos, no los revisamos más. Otras veces sirven de inspiración para decisiones más grandes. Úselos sin abusar de ellos. Deje que sus equipos los usen, ayuda a ganar confianza, experiencia y a crecer. 

Deje que sus equipos experimenten, que corran riesgos, que marquen los errores como oportunidades de mejoras, aliéntelos. Las oportunidades pasan, por lo general, con mucha velocidad. Las ventanas abren y cierran. Tener un equipo dinámico que intente aprovecharlas le hace muy bien a la organización. 

Deje que su equipo maneje los riesgos a su manera. Que confíen en usted. Mantenga la palabra cuando la dé. No los castigue en el error si los alentó a arriesgar. Pídales a que den lo mejor que puedan, prepáreles el terreno para ello. A veces deberá soportar que desafíen la autoridad. Es muchas veces molesto y le generará la sensación de pérdida de control. Debe permanecer seguro, con autoestima alta y aceptando que el líder no es el dueño de la verdad y de todas las ideas. 

Cuando finalice un proceso o cuando vea que estamos en condiciones de evaluar el plan piloto, o cuando finalice un período de tiempo es aconsejable preguntarnos en equipo qué hicimos bien, qué hicimos mal, qué aprendimos de la experiencia y cómo podemos hacerlo mejor. Las contribuciones deben ser de todos los integrantes. Pase a la acción inmediatamente.  

Las situaciones son diferentes siempre. Pueden ser parecidas, por supuesto. Como dice el refrán ¨nunca te bañarás dos veces en el mismo río¨ porque el agua no deja de correr. Con lo cual es clave mirar para adelante. No podemos manejar orientados sólo por el espejo retrovisor. Habrá cosas que deberemos hacer distinto que en el pasado. Puede haber funcionado antes y quizás no ahora.  

Pida alternativas. Muchas veces la mejor alternativa no es la primera y proviene de la persona que no es el jefe. Deje que eso suceda. Cuando los equipos en general y las personas en particular descubren que sus ideas son escuchadas e implementadas es mucho más probable que le pongan una energía adicional. ¨Esta idea fue mía, haré que funcione¨. 

Se nos pasa la gestión entera planificando sin tener en cuenta que LA MAGIA DE LOS PLANES ESTA EN SU EJECUCION. Los planes pilotos son útiles pero no debemos abusar de ello y debemos evaluarlos y pasar inmediatamente a la acción. Es muy común que un funcionario inicie la gestión ignorando el ´plan de la gestión pasada, intentando ser fundacional, armando un nuevo plan que cuando empieza a ser ejecutado el equipo que lo originó se va y viene un equipo nuevo que repite nuevamente la experiencia. Intente recuperar las cosas buenas del plan anterior.