Novedades

CALIDAD EN LAS PYMES DEL NOA


Argentina para el año 2017 ocupó el puesto 26 en cantidad de certificaciones ISO 9001:2015.

En el marco de las normas y estándares internacionales, hoy en el mundo existe una diversidad de países que se los denomina normalizados según cadena de suministros. Esto significa que una compañía con gran poder de mercado exige a sus proveedores que implementen y certifiquen determinadas normas o estándares como requisito para poder participar en su proceso de compra. A su vez, dichos proveedores exigen a los suyos determinadas certificaciones, y así sucesivamente afectando a una multiplicidad de sectores.

Dichas demandas suelen derivar, por un lado, del intercambio de bienes y servicios entre países, unificando así especificaciones técnicas; y por otro, de consumidores cada vez más informados y exigentes, ya no sólo en la calidad del producto o servicio, sino también en el cuidado del medio ambiente, la seguridad y salud laboral, la responsabilidad social y hasta en medidas anti corrupción.

Si bien el abanico de estándares a nivel mundial es muy amplio y varían según el continente y en algunos casos sus regiones, los más conocidos e implementados son los definidos por ISO (International Standard Organization) ya sea en referencia a Calidad, Medio Ambiente o Seguridad.

Si consideramos el Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001:2015, según ISO Survey, en el año 2017 los diez países con mayor cantidad de certificaciones fueron China, Italia, Alemania, Japón, Reino Unido, España, Estados Unidos, Francia, Brasil y República de Korea.
A pesar de que actualmente Argentina se encuentra lejos de ser un país normalizado, la historia demuestra que una vez incorporados los requisitos dentro de un sector, el crecimiento de las certificaciones es constante año a año. Esto queda representado a nivel global ya que en el año 1993 se emitieron poco menos de cincuenta mil certificaciones de ISO 9001, mientras que para el año 2017 ese valor asciende a más de un millón.
Argentina para el año 2017 ocupó el puesto 26 en cantidad de certificaciones ISO 9001:2015.

En nuestra región los requisitos según cadena de suministros se dan aún en menor medida y sólo en algunos sectores (Exportación de Alimentos, Hidrocarburos y el renacido Sector de Minería). A pesar de ello, año tras año se van incorporando empresas interesadas en implementar Sistemas de Gestión de Calidad.

Esto se debe a que, si bien para algunas empresas puede representar una ventaja competitiva contar con un distintivo internacional, la mayoría se inclina a estas implementaciones como una mejora interna en la organización.

Los disparadores suelen ser diversos según cada organización: segunda generación a cargo de la empresa o en proceso de transición, crecimiento en corto plazo, diversificación de productos y/o servicios, ampliación de la zona de cobertura, apertura de franquicias o sucursales, entre otros.
El factor común, según palabras de los propios empresarios, es el orden y la organización interna y esto se produce gracias a que la norma en cuestión está orientada a estabilizar, sistematizar y homogeneizar sus procedimientos encaminándolos hacia el logro de resultados planificados

Por otro lado, diversos estudios concluyen que las empresas, a partir de certificar una ISO 9001, en promedio, crecieron un 13.5% en base a: reducción de reclamos en un 30%, mejora en un 95% en los plazos de entrega, reducción del 40% en los ciclos de producción y una mejora del 20% en el cumplimiento de plazos convenidos.

Asimismo, mejora la satisfacción del cliente, logrando con ello un incremento en las ventas y rentabilidad y contribuyendo, por tanto, al aumento significativo de reconocimiento y prestigio de la empresa.

En su actual versión, la norma se asienta en tres pilares: Productividad, Información para la Toma de Decisiones y Mejora Continua. En cuanto a su contenido, ya no sólo trata de procesos operativos, sino que con el tiempo fue incorporando los siguientes aspectos: Análisis de Contexto y Partes Interesadas, Análisis y Evaluación de Riesgos, Planificación Estratégica, Liderazgo, Gestión de Compras, Satisfacción de Clientes, Estructura Organizacional, Descripción de Puestos, Formación Interna, Auditorías Internas de Gestión y Gestión de No Conformidades y Reclamos.

Con el tiempo, las PyMEs no sólo perdieron el miedo a que resulte complejo, costoso y tienda a burocratizar la empresa, sino que cada vez más la observan como una herramienta poderosa para la Gestión Empresarial y el desarrollo competitivo de la misma.

A criterio personal, los Profesionales en Ciencias Económicas en general y los Licenciados en Administración en particular, tienen un rol fundamental que cumplir, ya sea desde dentro de las organizaciones o bien como consultores o asesores. Sólo basta tomar la iniciativa para aprovechar una oportunidad histórica.